Las proyecciones de la Comisión Europea para España apuntan a que, con los actuales objetivos de reducción de emisiones, en 2030 circulen por las carreteras españolas unos 373.000 vehículos eléctricos puros y 2,74 millones de vehículos híbridos enchufables.

Así lo ha manifestado el comisario europeo responsable de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, durante su comparecencia este jueves ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para la Unión Europea en la Cámara Baja, a la que ha acudido para informar sobre las futuras medidas legislativas sobre cambio climático y transición energética.

Según ha explicado ante diputados y senadores, estas proyecciones exigirán “la instalación masiva de puntos de recargas” pues, teniendo en cuenta que en 2017 el país contaba con 4.600 puntos, en 2025 serán necesarios 80.000 y en 2030 cerca de 312.000 puntos.

Por ello, ha incidido en que “las administraciones públicas tienen que velar por hacer posible estas infraestructuras” y así “hacer posible un despliegue de vehículos cero y bajas emisiones de la envergadura necesaria para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones”.

El acuerdo adoptado el pasado año por el Parlamento Europeo y el Consejo pasa por una reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en los vehículos nuevos del 15% en 2025 y del 37,5% en 2030 respecto a 2021, y de los vehículos comerciales ligeros del 15% en 2025 y del 31% en 2030.

En el conjunto de la Unión Europea, ha explicado el comisario, estos objetivos provocarían la caída de emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% en 2030 en el transporte respecto a 2005, lo que “puede conducir a que haya más de 35 millones de vehículos de emisiones cero o bajas emisiones”.