La rentabilidad de los concesionarios españoles se situará en 2018 en torno al 1,6% sobre la facturación, lo que supondrá una “ligera” caída de dos décimas en comparación con el ejercicio precedente pese al incremento de las matriculaciones de turismos y todoterrenos en el mercado nacional.

El presidente de la Federación de Asociaciones de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez, ha advertido de que la rentabilidad de los concesionarios no crecerá este año a pesar del “buen” dato de ventas que registrará el mercado de automóviles, con 1,3 millones de unidades comercializadas previstas a cierre del ejercicio.

En un encuentro con la prensa en Madrid, Pérez se ha mostrado inconformista y ha considerado que el año ha sido un “poco perdido”, ya que el mercado ha registrado un buen nivel de matriculaciones y la rentabilidad de los distribuidores se ha quedado en el “mismo sitio”.

“Este año hemos hecho grandes inversiones en formación y ha sido el año de las contrataciones. Esperamos que el año que viene con las redes asentadas la rentabilidad sea mayor. Como siempre decimos, debería de estar entre el 2,5% y el 3% sobre la cifra de negocio”, ha señalado.

Además, ha afirmado que la introducción (el 1 de septiembre) del nuevo ciclo de homologación de consumos y emisiones WLTP no debería haber afectado “demasiado” a la rentabilidad de los concesionarios este año.

También ha asegurado que en el curso actual las automatriculaciones se han situado por debajo del 10% sobre el total de ventas de turismos y todoterrenos nuevos, y que se han contenido pese a la llegada del WLTP, que infló las ventas en el mes de agosto. “Siempre deben estar entre un 5% y un 10%”, ha matizado.

“Tenemos la previsión de que en 2019 las ventas de automóviles sean parecidas a la de este año. Estamos cómodos con este mercado si es sano, pero que quede claro que solo si es sano. El mercado admite un número determinado de ‘kilómetros cero’, pero no hay que inflar objetivos absolutamente imposibles para que las redes tengan que hacer un esfuerzo que no pueden”, ha advertido.

“AL 100% CON LOS COMPROMISOS MEDIOAMBIENTALES”

Por otro lado, Pérez ha asegurado que Faconauto comparte los objetivos del Gobierno por un parque de automóviles más limpio, pero ha pedido que la renovación del parque y sus plazos tengan en cuenta la realidad del mercado, las necesidades de los ciudadanos y las alternativas disponibles para aportar certidumbre y confianza.

“Algunas medidas, tomadas sin contar con el consenso del sector, han contribuido ya a discriminar unas tecnologías frente a otras, sin una planificación previa. Este clima negativo que está afectando ya a las ventas. Más que nunca, en este momento, creemos que el rol de los concesionarios es crucial para permitir que la demanda se encuentre con la oferta”, ha destacado.

Pérez ha insistido en que la federación comparte al 100% los objetivos medioambientales que proponga el gobierno más ambicioso de Europa y del mundo, pero que con lo que no está de acuerdo es con la manera de alcanzar las cifras de emisiones que proponen.

“Para que todos los coches sean eléctricos en 2050 habría que cambiar 25 millones de coches en este periodo, lo que supone 750.000 coches al año. No sé si dentro de 20 años ocurrirá, pero en 2018 vamos a cambiar 8.000 coches y pensamos que a este ritmo va a ser bastante complicado subir estos objetivos tan ambiciosos. Nosotros proponemos un plan con tres vías: achatarramiento con incentivos a la compra, infraestructura para el vehículo eléctrico y fomentar las energías alternativas”, ha indicado.

“ES UNA PENA QUE SE DEMONICEN TECNOLOGÍAS MODERNAS”

En este sentido, ha apuntado que es una “pena” que se demonicen tecnologías modernas que se trabajan en España como el diésel y ha pedido que se sigan aprobando incentivos a la compra de vehículos de combustión que cumplen con las últimas normativas de emisiones para dar “certidumbre” y “tranquilidad” a los consumidores.

“Hoy por hoy, el vehículo eléctrico es, desgraciadamente, un artículo de lujo. Es fundamental que se impulse el vehículo eléctrico, pero también hay que dar opción a los que los tienen más complicado (para cambiar su vehículo). Hay que tener más sensibilidad y lograr una transición ordenada y justa”, ha defendido.

Asimismo, ha recordado que los años electorales, como será 2019, suelen retraer también el comportamiento de los compradores, que tienen más dudas a la hora de adquirir un vehículo.